¿DÓNDE IRÁS DESPUÉS DE LA MUERTE?

¿Cuántas veces has mirado la cara de una persona muerta, y has oído esta frase?. “-Ya está en paz, ya no va a sufrir más”.

Tú que estás leyendo esta página, verás que esa frase, ciertamente es verdad, … … ¡¡ si esa persona muerta aceptó a JESUSCRISTO como SEÑOR y Salvador y nació de nuevo !!.

JESÚS dijo; “Yo soy la resurrección y la vida, el que crea en mí, aunque esté muerto vivirá”. ( Juan 11:25 ).

Si esa persona murió sin haber aceptado a CRISTO como su Señor y Salvador, sus problemas han acabado de empezar. En el momento que el alma sale del cuerpo de una persona perdida espiritualmente, va directamente al infierno, al fuego eterno. “Y los echaron en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes”. ( Mateo 13:50 ).

Oye la voz de un hombre rico llorando desde el infierno. “Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama”. (Lucas 16:22-24).

Posiblemente alguien miró la cara del hombre rico en su funeral y dijo; -Ahora está descansando en paz, y ya no sufrirá más. ¡¡¡Que frase más equivocada!!!, … ¡¡ Mientras decían palabras bellas sobre su cuerpo, su alma estaba atormentada en el infierno !!. Pueden pasar veinte millones de años en la eternidad y todavía están quemándose. El sufrimiento no se acaba para una persona cuando muere. Si tú estás perdido/a espiritualmente, también vas a terminar igual.

Posiblemente te estás preguntando cómo puedes escapar del tormento del infierno. La respuesta es la misma que JESÚS le dio a Nicodemo. JESÚS le dijo; “De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de DIOS”. ( Juan 3:3 ).
Igual que naciste físicamente, tienes que nacer espiritualmente para llegar al reino de DIOS. JESÚS dijo: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. ( Juan 14:6 ).

Tú no tienes prometido otro día más en esta tierra, mañana puede ser muy tarde. Ahora es el día para hacer algo en tu vida espiritual y eterna. La Biblia dice: “En tiempo favorable te he escuchado, y en el día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el día de salvación”. ( 2 Corintios 6:2 ).

Mientras tengas vida en tu cuerpo, estás a tiempo de hacer tuya esta oración: SEÑOR JESÚS, RECONOZCO QUE SOY PECADOR, TE PIDO QUE ME PERDONES. CONFIESO CON MIS LABIOS Y CREO EN MI CORAZÓN QUE TÚ MURISTE Y RESUCITASTE POR MÍ. TE ENTREGO MI CORAZÓN Y MI VIDA. AMÉN.

“Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación”. ( Romanos 10:10 ).

La decisión es tuya. ¿Dónde estará tu alma el día de tu propio entierro?.