LA CRUZ, OFERTA DE DIOS AL HOMBRE

- La cruz la oferta única de Dios para salvar al hombre.
- La cruz, el altar de Dios para el sacrificio del YO.
- La cruz un lugar de permanencia.

La cruz aparece por todas partes en la Biblia, mil años antes es anunciada la crucifixión de Jesucristo, de esta forma:

Horadaron mis manos y mis pies,contar puedo todos mis huesos, entre tanto ellos me miran y me observan. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes. (Salmo 22).
La palabra de Dios no tiene ningún sentido sin la cruz; la cruz es el mensaje central de Dios para el hombre, hay quienes piensan que la cruz fue para los dos malhechores y para Jesús. Pero lo cierto es que a la cruz Dios la ofrece a todos los hombres, porque a los ojos de Dios todos merecemos la muerte.

Ya desde el principio Dios vio la maldad en el corazón del hombre, leemos en el libro de Génesis capitulo 6:5-8:

Todo designio era solamente el mal.

Nada bueno vio Dios en el hombre, toda la tendencia de sus pensamientos e imaginaciones estaba totalmente apartada de la voluntad de Dios, la carne se había entronizado y Dios estaba desafiado por el hombre.

Todo esto a Dios le produjo un profundo dolor, vio la devastación que había producido el pecado, y la obra cumbre de sus manos (el hombre y la mujer) había sido estropeada y arruinada. Por esto la intención de Dios de raer a todo hombre porque el pecado dejó toda la creación contaminada.

Pero en medio de tanta maldad, había el corazón de Noé que merecía la Gracia de Dios (el favor o aceptación de parte de Dios) esto significaba que había esperanza para la humanidad futura, una esperanza basada en la Gracia de Dios, el Arca fue el instrumento de la Gracia de Dios para salvar al hombre, y el instrumento de la Gracia de Dios hoy para librar al hombre de la muerte es la cruz.

La cruz fue usada hace 2000 años, y quedó en desuso hace mucho tiempo. Pero para Dios sigue tan vigente hoy como antes, porque el hombre no ha cambiado, sus designios siguen siendo solamente el mal, no hay nada bueno en el hombre, toda la tendencia de sus pensamientos e imaginaciones es opuesta a la voluntad de Dios, la carne está en el trono de sus vidas y Dios como en los tiempos de Noé sigue siendo desafiado por el hombre.

En la carta a los Romanos capitulo 3:23 el apóstol Pablo declara:

Por cuanto todos pecaron.

Todo hombre ha desafiado a Dios, y este desafío tiene como precio sigue diciendo en el capitulo 6:23:

La paga del pecado es muerte.

La vida que hemos recibido de nuestros padres, lleva el germen de la rebeldía, dice David en el Salmo 51:

En pecado me concibió mi madre.

Y este pecado a medida que crecemos se va manifestando con más fuerza contra Dios. Y es para esa vida que Dios mantiene vigente la cruz, para llevarla a la muerte.

Por esto dice el Señor Jesucristo en el evangelio de San Mateo capitulo 16:25:

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá;y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

El que quiera salvar su vida, debe entregarla a la muerte primero, Dios no obliga, sino que invita al hombre a subir a la cruz, porque el hombre no puede vivir eternamente con el Dios santo teniendo el Yo en el trono de su corazón, el hombre necesita una nueva vida y esto no es posible sin quitarnos la vieja, dicho de otro modo, no hay vida sin muerte, esto es lo que dijo el Señor a Nicodemo en el evangelio de san Juan capitulo 3:3-6

De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios.
Este no lo entendía al principió, pero si lo entendió más tarde. Pero me he dado cuenta que la cruz no es indispensable únicamente para llevar la vieja vida a la muerte y darnos una nueva vida, sino que es indispensable cada día para los que han nacido de nuevo, porque el mundo y las cosas que hay en el mundo, actúan como el electrochoc que se aplica al corazón que ha dejado de latir, el mundo actúa sobre el viejo hombre, quiere reanimar las pasiones y deseos de la vieja vida, por esta razón la cruz se hace indispensable para el creyente, porque solo la cruz puede mantener bajo muerte al yo, nosotros los cristianos como Pablo, debemos acostumbrarnos a la cruz, dice el apóstol en su carta a los Gálatas capitulo 6:14:

El mundo me es crucificado a mí y yo al mundo.

El mundo está crucificado para mí y yo lo estoy para sus ofertas. Solo el evangelio de la cruz de Cristo es eficaz para anular los deseos carnales, solo la cruz es la garantía contra los deseos engañosos de la carne, engañosos, porque los deseos de la carne prometen, pero no cumplen las promesas. Prometen satisfacción y libertad, pero no dan mas que esclavitud, tristeza y dolor.

La cruz no se nos brinda para llevarla a cuestas un centenar de metros y luego dejarla, la cruz se nos ofrece para subir a ella y permanecer suspendidos mientras vivamos.

Solo en la cruz, es donde Cristo está dispuesto a tomar el control de nuestra vida, donde esta dispuesto a ocupar cada sentido y facultad de nuestro ser, solo en la cruz sentiremos nuestra vida ocupada por Cristo como lo sentía y lo expresó el apóstol Pablo a los Gálatas en el capitulo 2:20:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.

La salvación es disfrutar de la libertad del yo y de sus deseos cada día, y experimentar el control continuo de Cristo sobre cada área de nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, y esto es lo que Dios nos ofrece en la cruz.