Mi estimado amigo católico romano, aquí están 26 preguntas para que usted se lo pregunte a su sacerdote.

Pídale usted que le muestre un solo versículo de las Escrituras de la Biblia que enseña lo siguiente:

1. Que deberíamos orarle a la Virgen María
2. Que Pedro haya estado en Roma
3. Que el papa es el sucesor de Pedro
4. Que los sacerdotes no han de casarse
5, Que el sacerdote puede perdonar pecados
6. Que hay tal sacramento como la misa
7. Que hay siete sacramentos
8. Que hay un lugar, o la condición llamada el purgatorio
9. Que María es una mediadora
10. Que un sacerdote es mediador
11. Que no deberíamos comer carne los viernes
12. Que el papa es infalible
13. Que bautismo lava nuestros pecados
14. Que los niños que mueren sin el bautismo van un lugar de limbo
15. Que hay un lugar llamado limbo
16. Que el papa debería llamarse “Padre” Santo
17. Que el papa debería conceder y vender indulgencias
18. Que Jesús estableció cardenales instituidos, obispos, monjes, monjas, monseñores, abades, etc.
19. Que Jesús dijo misa alguna vez
20. Que los apóstoles dijeron misa
21. Que las misas ayudan a los muertos
22. Que la hostia se convierte a Dios en la misa
23. Que solo el sacerdote debe beber el vino en la misa
24. Que María era Católica
25. Que la acción de la señal de la cruz espanta al diablo
26. Que una mujer debe, después de un parto, ser bendecida por un sacerdote, para afirmar que puede recibir los sacramentos.

Usted ha mirado a su sacerdote como su líder espiritual.
¿Le ha dado las respuestas claras?.
¿Es posible que Ud. haya seguido a la persona equivocada?.
La Biblia (la Palabra de Dios) tiene todas las respuestas.

Juan 14:6, “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

Hechos 4:12, “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.

¡Recuerde!. “En las cuales es imposible que Dios mienta”. Hebreos 6:18.

Si usted quiere ir al cielo, debe creer lo que Dios dice en la Biblia.

Jesús también dijo, “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”. Marcos 1:15.

¿Qué es el Evangelio?. La muerte, el entierro, y la resurrección del Señor Jesucristo. ¡Él vive hoy!.

Dios le ama a usted, pero Él odia el pecado. Sin embargo, Gracias a Dios, Él también provee el único remedio para el pecado.

“Al que no conoció pecado, (Jesucristo) por nosotros (Dios) lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él”. 2ª Corintios 5:21.

“Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda mas tenga vida eterna”. Juan 3:16.

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por el. Él que en Él cree, no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”. Juan 3:16-18.

¿Cree usted la Palabra de Dios, con todo su corazón?.

¿Dice la Palabra de Dios cualquier cosa acerca de ir mediante doctrinas de los hombres, o las ideas de los hombres?.

Amigo, la seguridad de su alma depende de usted creyendo en Dios, no al hombre.

El cielo es verdadero; el infierno también es verdadero; ¿es su salvación verdadera?.

La Palabra de Dios dice, “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. Juan 3:3

Escuchad la advertencia de Dios: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo y no según Cristo”. Colosenses 2:8.

¿Estas usted dispuesto a arrepentirse y volverse a Dios?.

¿Cree usted en el Señor Jesucristo con todo su corazón?.

Él fue quien derramó su sangre en el Calvario para pagar tu deuda del pecado.

¿Desea estar bien con Dios, e ir al cielo?. Entonces usted debe poner su confianza completa en Cristo.

Dirija su oración directamente a Jesucristo. Pida misericordia, perdón de sus pecados y salvación del castigo eterno en el “lago de fuego”. “Y el que no se hallo inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. Apocalipsis 20:15.

No confíe su alma a ningún hombre. Lea usted mismo la Palabra de Dios y crea lo que dice, pues es Verdad.